Realmente es mejor la banca digital

Si bien las nuevas tecnologías nos llevan por el camino del avance, también es cierto que existe una gran cantidad de la población que se resiste a ello, aunque sea bastante común escuchar con más fuerza hablar de los neobancos. Frente a este panorama, sería importante tener consciencia de los beneficios generados por la banca digital.

En la actualidad resulta de gran alivio poder solventar determinados aspectos a los que conlleva la vida a través de plataformas digitales, y ello es posible hacerlo gracias a la transformación que ha venido afrontando el sistema financiero global y nacional, conjuntamente con el desarrollo de las más recientes tecnologías, todo ello ha sido un suceso que le ha aportado una gran mejora de la calidad de vida de las personas. Una vez que hicieron su entrada los bancos digitales y con ellos la posibilidad de sostener un relación financiera con estos desde las plataformas virtuales, nos han brindado la oportunidad de tener acceso a diversos productos y servicios de una manera más ágil.

Según la versión de fuentes de la Vicepresidencia Técnica de Asobancaria, la banca digital ha pasado a ser un excelente aliado estratégico con el que se puede lograr una mayor inclusión financiera, y ello es debido a que nos ofrece acceso omnipresente, bajos costos, altos niveles de seguridad y mejoras en la productividad.

Para el entorno de la banca, la presencia de la tecnología no solo representa nuevos productos o servicios; sino que además implica un mejoramiento y/o transformación de todos esos canales y productos que ya existían. Sujetos a las cifras arrojadas por la Superintendencia Financiera, estás respaldan dicha afirmación, y es que de las 6.300 millones de operaciones monetarias y no monetarias que fueron llevadas a cabo durante el 2018, al menos un 58,2% fue realizado por medio de canales digitales, tal movimiento representó un aumento del 27% si se le compara con el año anterior.

Pero la gran sorpresa del balance se encuentra en el comportamiento de los montos que fueron transados ya que durante los últimos años, el monto de transacciones por Internet fue de $2.798 billones, cifra que ha logrado superar el monto de transacciones que fueron realizadas en oficinas, ya que el mismo alcanzó los $2.691 billones.

Tratándose de un hábito constante para la mayoría de los consumidores el empleo de las plataformas virtuales y de los bancos digitales, aún existe una parte significativa de la población que no se encuentra cómoda con ello y quizás es debido al desconocimiento o desconfianza hacia las nuevas tecnologías. Es por ello que resulta importante hacer una revisión de los beneficios que nos aporta el hecho de utilizar la banca digital.

La Inmediatez es quizás esta es una de las características más resaltantes de la banca digital, ya que funciona de manera perpetua a menos que se trate de esos casos en donde los las plataformas se encuentran en reparación, cosa que no usa más de 8 horas y dentro de horarios que no afectan, las operaciones de sus clientes. Pero no solo ello caracteriza los beneficios de la banca digital, sino también el ahorro de tiempo, menos costos, controles más estrictos, entre otros.