Algunas de las frases de Emilio Duró que posiblemente te harán reflexionar

Emilio Duró es conocido por ser profesor, empresario y conferenciante de origen español quien desde hace algún tiempo ha venido trabajando en el asesoramiento de todo tipo de empresas. En algún momento de su vida, Duró llegó a tener un problema personal por el que comenzó a preguntarse qué era lo que le sucedía y por qué existían personas que a pesar de tener aparentemente todo en la vida, continuaban siendo infelices.

Posiblemente hemos escuchado hablar sobre sus conferencias motivadoras referidas al optimismo y la ilusión, es de extrañar que sea un ponente que quieran contratar aquí a Emilio Duró. Toma como punto inicial en sus conferencias un pilar fundamental: lo que más ha cambiado durante los últimos años esta centrado en el incremento de la esperanza de vida. Y eso llega a influir en todo lo demás.

La importancia de sonreír. “Vivimos en un mundo donde la gente ha dejado de reír.”

Todos a nuestro entorno y a nuestro paso se ven serios. Al parecer hemos perdido la sonrisa y la ilusión. Gran cantidad de personas llegan a vivir vidas que no desean y por ello se quejan, pero tampoco llegan a hacer absolutamente nada para cambiarlo. El famoso “más vale lo malo conocido”, ese es el miedo que nos quita la sonrisa.

Emilio Duró y la motivación. “Yo ficho a la gente por cómo sube las escaleras”

Resulta muy curioso ver como suben las personas las escaleras. Por ejemplo, si estamos en el metro, las personas siempre suelen subir por las escaleras mecánicas y quienes suben por las normales llegan a hacerlo como cargaran un fardo de 100 kilos sobre su espalda. No reflejan energía, no saltan los escalones de dos en dos como si trataran de comerse las escaleras, la vida y todo lo que se les ponga por delante.

Relativiza lo que te preocupa. “El 99% de todo lo que preocupa a la gente son cosas que nunca han pasado ni pasarán”

La constante preocupación por lo que pueda suceder no nos permite detenernos y pensar ¿Lo que me ha preocupado hasta ahora ha sucedido? posiblemente la respuesta es no. Entonces, cuando nos preocupe algo pensemos en que probablemente eso nunca llegue a ocurrir y que estamos perdiendo nuestro precioso tiempo en una preocupación que nos va a generar sentimientos negativos y no nos dejará disfrutar. Salgamos y continúemos con la vida sonriendo.

Cambia tu forma de actuar. “No hagas lo de siempre, porque ocurrirá lo de siempre”

“No esperes resultados distintos si siempre haces lo mismo” nos decía en su tiempo Albert Einstein. Pero esto posiblemente es algo tan obvio que siempre olvidamos. Tenemos la tendencia de hacer exactamente lo mismo en situaciones similares y cuando el resultado no se ve modificado, entonces surgen las quejas.

“Sigue a tu corazón ese es tu motor”

El cerebro y el corazón, el eterno binomio fantástico. Solemos pensar demasiado sin dejarnos llevar. Si nos encontramos en una situación donde debemos tomar una decisión y tenemos dudas, seguramente ya nuestro corazón nos habrá dicho cuál es la respuesta, pero no la hemos escuchado.